lunes, 28 de julio de 2014

Aves acuáticas migratorias, el recurso silvestre emblemático de las Ciénegas del Lerma.



David Colón




Durante cada periodo invernal las Ciénegas del Lerma se visten de gala al recibir una gran cantidad de aves migratorias de numerosas especies procedentes de latitudes septentrionales del continente en un espectáculo sin igual.

El final del verano es el principio de la inmigración, cuando un sinnúmero de aves comienzan su migración hacia el sur en busca de temperaturas bonancibles. Con el inicio del otoño los primeros visitantes hacen su arribo; en primer lugar hacen su aparición pequeñas especies como las aves playeras y chorlos. Entrado el otoño y hasta mediados del invierno la inmigración incrementa en especies y número de organismos, apareciendo en escena patos, aves rapaces, zambullidores, garzas, aves canoras e incluso gaviotas y pelicanos. Para muchas de estas aves migratorias, las Ciénegas del Lerma representan un sitio de transito, descanso y recarga de energía en su viaje a destinos más al sur, por lo que durante el otoño e invierno puede apreciarse una alta dinámica en la composición y abundancia de especies. En tanto, para otras aves, las Ciénegas del Lerma son su destino final para pasar el invierno y donde completarán alguna fase de su ciclo biológico.

De la diversidad de especies migratorias, los patos son, sin lugar a dudas, el grupo más emblemático de las Ciénegas del Lerma por lo espectacular de las grandes concentraciones de individuos chapoteando en los cuerpos de agua y las llamativas parvadas que surcan el cielo al amanecer o en el crepúsculo. Los patos junto con los gansos y cisnes pertenecen a la familia Anatidae, conocidos mundialmente como aves acuáticas, nombre que les es asignado por su dependencia de los humedales como hábitat. Se les encuentra en todo el mundo excepto en la antártica, habitando una gran variedad de humedales como lagunas costeras, esteros, manglares, deltas, ya sean salobres o de agua dulce. Se caracterizan por poseer alas cortas y agudas que les dan fuerza, resistencia y velocidad; la mayoría de las especies presentan dimorfismo sexual en color, siendo los machos más coloridos que las hembras; son altamente sociales formando grupos de cientos o miles de individuos de varias especies sobretodo fuera de la temporada reproductiva. La mayoría son migratorios latitudinales de grandes distancias y tienen periodo de vida corto en promedio, ya que hasta un 65-80% de los patos mueren en el primer año de vida, aunque no obstante, gracias al reporte de anillos de patos cazados se han encontrado patos con una longevidad mayor a los 20 años. Los dedos de las patas están unidos por membranas interdigitales que le da una configuración a modo de aletas que hacen a los patos excelentes nadadores y buceadores confiriéndoles la capacidad de explotar una gran variedad de recursos de los humedales y escapar ágilmente a depredadores, aunque los hacen torpes y lentos en tierra. El pico de los patos posee una línea de cerdas córneas rígidas como peinetas en el margen interno de ambas mandíbulas, llamadas lamellae que funcionan como filtro al momento de ir forrajeando en el agua y les permite capturar su alimento. En general, los patos son monógamos temporales, es decir, que forman parejas nuevas en cada temporada reproductiva, además sus crías son capaces de alimentarse por sí mismas a las pocas horas que la madre les saca del nido.

Cada año, durante el periodo de otoño-invierno, alrededor de 17 especies de patos hacen uso de los humedales de las Ciénegas del Lerma (Quiñonez 1980; Colón y Soto 2012). De estas, 15 especies son migratorias de invierno, entre las que destaca el pato golondrino (Anas acuta); una especie residente (permanece en la zona todo el año) que es el pato mexicano (Anas diazi) y el pato tepalcate (Oxyura jamaicensis) con fracciones poblacionales residentes y migratorias (Cuadro 1); estas últimas dos son las únicas especies anidantes en el área, aunque también hay anidamiento ocasional de organismos migratorios que permanecen durante la primavera y el verano. Doce especies son comunes, es decir se presentan cada año y 5 especies son ocasionales. Entre las especies comunes, 9 son patos de superficie y 4 patos buceadores


Fotografía: Leopoldo Vázquez


De acuerdo con los datos que el programa internacional de anillamiento de aves ha obtenido de reportes de anillos de patos cazados en las Ciénegas del Lerma, se sabe que la mayoría de los patos migratorios que llegan a estos humedales provienen del norte de Estados Unidos y sur de Canadá. Las principales regiones de procedencia son Saskatchewan en Canadá, y Dakota del Norte en los Estados Unidos, indicando que las aves se trasladan a través de la ruta migratoria del centro. No obstante, existen registros ocasionales de patos provenientes de Alberta, Canadá y Fairbanks, Alaska.

En su estadía, los patos hacen uso de un sinfín de recursos vegetales y animales. Estudios sobre la dieta alimenticia invernal de los patos en las Ciénegas del Lerma, indican que en términos generales los patos tienen una dieta basada principalmente en el consumo de recursos vegetales como semillas, tubérculos y/o hojas de hasta 40 especies de plantas, mezclado con una baja proporción de invertebrados acuáticos de cuando menos 15 especies (Quintana 1980; Colón 2009). Existen excepciones como el pato cuchara, cuya dieta invernal se compone en su mayor parte de invertebrados acuáticos que puede encontrar tanto en aguas someras como profundas.

Pero la dieta de los patos no es la misma a lo largo del periodo invernal. Conforme avanza la temporada invernal el tipo de alimentos que consumen los patos va cambiando de acuerdo la fenología de cada especie de planta o invertebrado y a las necesidades fisiológicas propias de cada una de las fases del ciclo biológico que tienen lugar durante este periodo, como es el caso de la muda del plumaje de eclipse por el plumaje nupcial. Es así, que ya sea como sitio de transito o de invierno, las condiciones de estos humedales juegan un papel determinante en la salud física, estadía y sobrevivencia de las aves, de ahí que es imprescindible llevar a cabo acciones de manejo de hábitat dirigidas a proveer un hábitat de calidad que de ser exitoso beneficiaría a toda la biodiversidad que en ellos habita.

Fotografía: David Colón

Afortunadamente, los patos son uno de los pocos taxones biológicos cuya situación poblacional a nivel continental es fuerte. Luego de las dramáticas disminuciones poblacionales ocurridas en la década de 1930 y más recientemente entre 1985 y 1994, la población continental de patos ha incrementado de manera importante gracias a la implementación de programas por parte del gobierno federal de Estados Unidos para restaurar, proteger y manejar los hábitats de reproducción en dicho país y en Canadá, con el apoyo, gestión y desarrollo de proyectos por parte de organizaciones civiles como Ducks Unlimited. En los últimos cinco años, la población continental de patos ha alcanzado records históricos por arriba de los 45 millones de individuos, y el 2014 es el año con el mayor número poblacional que consiste de 49.2 millones, lo que representa una población 43% más alta en relación a la media poblacional esperada a largo plazo en el Plan de Manejo de Aves Acuáticas de Norteamérica, aunque la población de pato golondrino continua por debajo de la meta poblacional a largo plazo estimada para la especie.

Para el caso de las Ciénegas del Lerma, el número de patos que llegan anualmente en el invierno es muy variable dependiendo fundamentalmente de las condiciones ambientales que se presenten año con año. De acuerdo con los datos de los conteos de medio invierno realizados en México por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos en conjunto con dependencias gubernamentales mexicanas de 1951 a 2006, la población de patos ha registrado una tendencia descendente. El principal factor que han incidido en la reducción poblacional es la pérdida de la superficie de humedales, teniendo como ejemplo a las propias Ciénegas del Lerma, que hasta el día de su decreto como Área Natural Protegida Federal en 2002, habían perdido el 90% de su superficie como consecuencia de la ejecución de varios programas gubernamentales para la apertura nuevos campos agrícolas y para proveer de agua a la ciudad de México. La pérdida de hábitat en las Ciénegas del Lerma ha seguido sucediendo de acuerdo al estudio realizado por Zepeda y colaboradores (2012) en el que reportan que de 1970 a 2008 se perdieron más de 4,000 hectáreas de humedales de agua abierta, tulares y zonas con vegetación acuática que fueron convertidas en áreas de cultivo y zonas urbanas. Otras amenazas locales para las aves acuáticas son la disminución de hábitat por el crecimiento desmesurado de plantas acuáticas exóticas (ej. Lirio acuático) e invasoras como el tule redondo (Schoenoplectus sp), la quema de tulares que además afecta a otra fauna que habita en ellos, la introducción de peces exóticos como carpas y tilapias, la cacería de aves acuáticas en temporada de veda, entre otras.

Las acciones para la conservación de estos humedales son escasas. En la década de 1980, el acelerado proceso de desecación de las Ciénegas del Lerma, motivó por parte de Ducks Unlimited de México (DUMAC) la realización de un proyecto para la preservación y conservación del vaso sur de la Ciénegas, gracias al cual podemos gozar de una pequeña fracción remanente de lo que fueron los humedales en el origen del río Lerma. Actualmente, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) a través de la dirección del ANP (Área Natural Protegida), realiza acciones para el control de especies exóticas y en coordinación con otras dependencias federales y estatales busca reconvertir áreas que fueron desecadas, sin embargo se requiere de inversiones a través de proyectos bien sustentados consultados con expertos que sean congruentes con los objetivos del ANP y, llegado su momento, con el Plan de manejo, que sean formulados y ejecutados con la participación conjunta de instancias de los tres órdenes de gobierno, universidades y organizaciones civiles dejando a un lado la arrogancia, intereses, diferencias y partidismos, aspectos que han primado a lo largo de la historia, ocasionando la división entre instituciones y personas, impidiendo la materialización de proyectos y propiciando falta de credibilidad de la sociedad en las instituciones.












viernes, 13 de septiembre de 2013

Trabajando en la rehabilitación de las Ciénegas a través del control de plantas acuáticas exóticas

Uno de los mayores problemas que enfrentan las Ciénegas del Lerma es la invasión de lirio acuático, una planta exótica (Ver en este blog el link de especies exóticas) que se ha beneficiado con el ingreso de agua residual conteniendo grandes concentraciones de materia orgánica.

Desde 2007 y hasta la fecha, la Dirección del APFF Ciénegas del Lerma de la CONANP a través del Programa de Conservación para el Desarrollo Sostenible ha realizado una serie de proyectos para el control de lirio acuático en los polígonos Dos y Tres, apoyando a los ejidos dueños de los predios para tal efecto. Estos trabajos se han llevado a cabo en los ejidos de Capulhuac en el polígono Dos y en los ejidos de Jajalpa y San José el Llanito en el polígono Tres con la participación comprometida y entusiasta de mujeres y hombres que ha llevado a la extracción de lirio acuático en más de 30 hectáreas de humedales en beneficio de su flora y fauna.

A decir de la Dirección del APFF Ciénegas del Lerma, el trabajo se ha dirigido a sitios que hasta hace algunos años eran espacios de agua abierta naturales, al igual que en vegas, canales y zanjas que fueron invadidos por el lirio acuático reduciendo la disponibilidad de hábitat para múltiples de especies de fauna y desplazando otro tanto de especies de plantas acuáticas nativas de las cuales dependen peces, anfibios, reptiles, aves e invertebrados.Durante el trabajo se toman en consideración factores importantes para generar el menor disturbio posible. Los resultados son inmediatos pues una vez que se extrae el lirio y se recupera el espejo de agua, aves como los patos, gallaretas, garzas y zambullidores hacen uso inmediato del sitio.

Esta actividad se ha mantenido en años consecutivos con objeto de tener un mayor control del lirio y evitar que vuelva a invadir los espacios recuperados. Indudablemente, es importante darle continuidad a estos proyectos y llevarlos a otras zonas del las ciénegas donde existe el problema, aunque también es menester involucrar a las Unidades para al Conservación de la Vida Silvestre (UMA) registradas en cada polígono para que incorporen en sus Planes de Manejo el control de lirio acuático fuera de las áreas de cacería. Sin embargo, la mejor estrategia de control será el trabajo que tienen que desempeñar los gobiernos municipales y estatal en la regulación de los drenajes municipales e industriales para que por una parte dejen de ser vertidos a los ríos y arroyos que surcan a través de las Ciénegas aplicando la legislación existente, de modo que el agua limpia que ingresa a estos ríos en la parte alta de la cuenca no se contamine y vuelva a alimentar a los humedales de las Ciénegas.

¡¡¡Enhorabuena a quienes participan en estos proyectos!!!


Iniciando el trabajo de extracción del lirio acuático


Trabajo concluido

domingo, 21 de julio de 2013

¡Peor el remedio que la enfermedad!


Frente al prolongado periodo de sequía que prevaleció en el Valle de Toluca durante la presente época de primavera y principio de verano 2013, los distintos cuerpos de agua que conforman las Ciénegas del Lerma manifestaron una importante reducción de la profundidad de la columna de agua y de su superficie. Durante este periodo, en el Polígono Uno o Vaso Sur, los habitantes y usufructuarios de Almoloya del Río informaron a las autoridades municipales, estatales y federales sobre una alta mortandad de peces.

Autoridades de distintas dependencias acudieron a la laguna para evaluar el problema y determinar las medidas a implementar. Entre las causas determinadas por las autoridades se mencionó la contaminación. En este sentido, el Comité de Sanidad Acuícola del Estado de México sugirió llevar a cabo el saneamiento de la laguna mediante la colocación de lirio acuático, tal y como lo muestra la nota publicada por el diario el Portal y que se puede consultar en la página http://diarioportal.com/2013/06/16/sanean-laguna-de-chignahuapan-para-evitar-mas-muertes-de-peces/

Esta sugerencia es totalmente arriesgada y poco responsable, toda vez que el lirio acuático es una especie exótica invasora (ver página de especies exóticas de este blog). Si bien, el lirio acuático tiene la capacidad de filtrar contaminantes, en la laguna existen plantas acuáticas nativas entre las que destacan las distintas especies de tule que también tienen esa capacidad y, por lo tanto, resulta mil veces más conveniente manejar. Aún cuando en la sugerencia se menciona que la colocación de las plantas tiene que ser de manera controlada, no se indica cuáles serían tales medidas de control. Independientemente de ello, no es recomendable realizar esta acción pues existe un alto riesgo de que las plantas y propágulos de dispersen por todo el humedal.

Introducir lirio acuático a la laguna pondrá en riesgo a muchas otras especies de flora y fauna, comprometerá las actividades económicas y las condiciones de salud para la población humana local así como la inversión de grandes cantidades de dinero para luego tratar de controlar al lirio acuático, tal y como sucedió en 2010 cuando se hizo una gran inversión para retirar el lirio acuático de la laguna de oxidación de Almoloya del Río; En la laguna esto puede ser de magnitud varias veces mayor dado que es una superficie mayor y existen otros factores que dificultarían su control.

Es necesario que se consideren otras alternativas en las que colaboren dependencias federales, estatales, organizaciones civiles, académicos así como personas interesadas en la conservación de las Ciénegas del Lerma con experiencia y conocimeinto del tema, para que esta acción se detenga y evitar -como dicen por ahí-, que salga peor el remedio que la enfermedad. Esperamos que esto no caiga en la falta de interés y estrategia para fomentar y trabajar de manera transversal y multi-institucional para llegar a consensos y tomar mejores decisiones, tal como lo han propuesto los líderes de las dependencias. En situaciones como estas se deberían hacer foros de discusión entre autoridades, academia y ciudadanos partiendo de fundamentos científicos y técnicos a fin de tomar decisiones más acertadas.

Para resolver el problema de contaminación de la laguna es necesario atacar la raíz del problema, es decir, implementar estrategias para evitar el ingreso de agua residual en los puntos que existen alrededor de la laguna, por ejemplo evitar que el agua residual doméstica que se vierte a los depósitos adyacentes al sur-este del embarcadero de Almoloya del Río que intencionalmente es enviada a la laguna para incrementar su volumen.

Ingreso de agua residual al Polígono Uno

viernes, 5 de julio de 2013

Lombricomposta; fertilizante 100% orgánico de alto rendimiento



Frente a los graves problemas de contaminación que ocasiona el uso de agroquímicos, la promoción y uso de fertilizantes orgánicos se han venido posicionando cada vez con más fuerza alrededor del mundo.

Particularmente, el uso de abono de lombriz o Lombricomposta, es uno de los fertilizantes con mayor demanda debido a que sus propiedades físico-químicas tales como excelente estructura física, porosidad, aireación, drenaje, capacidad de retención de humedad además de ser un sustrato estabilizado de gran uniformidad, ofrece excelente resultados posicionándolo como uno de los mejores abonos del mundo por encima del resto de los abono orgánicos y compostas (Atiyeh et al. 2000, Raviv, M., 2005).

La lombricomposta es una ecotecnia a través de la cual se produce abono orgánico por medio de la descomposición biológica de materia orgánica mediante el uso de lombrices de tierra. En la naturaleza, las lombrices ocupan un papel ecológico clave en el reciclaje de nutrientes en los ecosistemas al descomponer la materia orgánica muerta y reincorporando los elementos químicos a la tierra para ser nuevamente asimilados por las plantas, manteniendo los ecosistemas saludables. Esta propiedad, aunado a su alta tasa de reproducción, se ha aprovechado para transformar grandes volúmenes de desechos orgánicos en fertilizantes de alta calidad.

Las lombrices se alimentan con una gran variedad de desechos de frutas, verduras, cereales, hojas de árboles, pasto, hierbas. Durante su alimentación, las lombrices fragmentan los residuos, incrementan la actividad microbiana y los índices de mineralización de los compuestos orgánicos, alteran las propiedades físicas y químicas de los materiales provocando un efecto de humificación (composteo) a través del cual la materia orgánica inestable es oxidada y estabilizada. El abono que se produce contiene 5 veces más nitrógeno, 7 veces más fósforo, 5 veces más potasio que el material orgánico que ingirieron. Por estas razones la "lombricomposta" ofrece una excelente alternativa para la fertilización del suelo (Atiyeh et al. 2000, Romero-Lima et al. 2000, Raviv, M., 2005).

Actualmente, el abono de lombricomposta es ampliamente utilizado en la agricultura con excelentes resultados, en la producción de árboles forestales, en el mantenimiento de campos de golf, jardines botánicos, huertos (Atiyeh et al. 2000, Romero-Lima et al. 2000, Raviv, M., 2005).

Productores de abono de San Mateo Atenco 

Como parte de las actividades de apoyo que realizamos, en 2010 se brindo apoyó voluntario a un grupo familiar del barrio de la Concepción, San Mateo Atenco, Estado de México para consolidar el establecimiento de un taller para la producción comercial de abono de lombricomposta. 

Con una capacitación escueta y recursos limitados, el grupo comenzó a producir abono de lombricomposta en mayo de 2009 con limitada infraestructura y equipo. Sus instalaciones eran rústicas y los procesos implicados en la preparación de las camas para los cajones de composteo así como limpieza y deshidratación del abono producido lo realizaban en el suelo a la intemperie, lo que ocasionaba que los procesos fueran lentos e incluso retrasados por mucho tiempo, particularmente en la época de lluvias. La productividad era variable e inconsistente, no obstante el producto lo comercializaban al menudeo de “casa en casa” para su uso en jardines domésticos.

Infraestructura y condiciones previas al apoyo


Así entonces, se hizo la gestión para obtener apoyo económico para mejorar las condiciones de trabajo e incrementar la productividad a través del Programa para la Conservación y Desarrollo Sostenible (PROCODES) 2010 de la Dirección del A.P.F.F. Ciénegas del Lerma de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), en la categoría de Proyectos Comunitarios con el nombre del proyecto “Producción de Abono de lombricomposta”.

El proyecto fue aprobado e inicio formalmente a mediados de 2010. El desarrollo del proyecto se dividió en dos categorías: adecuación de infraestructura y optimización de la producción. El dinero otorgado fue utilizado en su totalidad para la adquisición de equipo y materiales.

I. Adecuación de la infraestructura

Este trabajo contempló: a) establecer sitios específicos para la ubicación de los cajones de composteo y para los cajones criadero; b) establecer un invernadero como área para la limpieza y deshidratación del abono producido; c) construir y establecer mesas de trabajo para la extracción de lombriz y deshidratación del abono; d) designar un sitio para la trituración de insumos, y e) mejorar la apariencia estética de los cajones unificando la altura de las techumbres de los cajones así como unificar el tipo y color de las techumbres usando lonas para exteriores. Con las nuevas techumbres también se buscó implementar un código de colores para identificar los cajones de composteo y los cajones criadero.

Mejoramiento y unificación del diseño de los cajones de composteo y  de los cajones criadero

Molino de trituración adquirido

Invernadero para secado y limpieza del abono

II. Optimización de la producción

Se brindó asesoría técnica a los beneficiarios para producir abono de lombricomposta de alta calidad siguiendo los estándares internacionales de producción y los lineamientos establecidos en la norma mexicana NMX-FF-109-SCFI-2007.

Para ello, se trabajó en 5 puntos básicos:

a) Elaboración y manejo de una bitácora de producción para llevar un orden de producción y lograr la sistematización de la misma con el objetivo de estandarizar la calidad del producto.

b) Identificar tipos de insumos que no deben ser empleados para el composteo. Se impartieron sesiones teóricas y de discusión en las que se abordó la biología y ecología de las lombrices como elementos medulares para el manejo y reproducción de las mismas. Dentro de estos tópicos se enfatizó la importancia y control de factores como la temperatura, humedad y pH dentro en los cajones.

El taller quedó establecido en un área de aproximadamente 60m2, dividido en cuatro áreas: Área de Composteo, Área de trituración de insumos, Área de crianza de lombrices y Área de limpieza, deshidratación y empaquetado del abono. El taller cuenta constituido de 9 cajones de composteo y dos cajones criadero de 2.50m X 1m x 0.70m, un invernadero de 6m de longitud como área de limpieza y deshidratación del abono producido, con un molino de trituración y dos triciclos de carga para el transporte de insumos que en conjunto le confieren una capacidad de producción bimestral estimada de 300kg de abono con opción de incrementar a futuro. Las lombrices se alimentan con 41 tipos de insumos vegetales, de los cuales 17 son verduras y 24 frutas, que los beneficiarios recogen como desperdicios en los mercados de San Mateo Atenco y Metepec.

Adicionalmente, se proporcionó apoyo para el diseño de un logotipo y etiqueta para mejorar la presentación del producto y se dio promoción municipal a través de la Dirección de Desarrollo Agropecuario del Municipio de San Mateo Atenco, quienes han a estos productores a diferentes eventos agropecuarios estatales para darles difusión. 

Diversidad de frutas y verduras con las que se alimentan las lombrices


Granulometría y textura del abono. Der. Antes, Izq. Ahora

Presentación de abono para venta


El producto se encuentra a la venta al público en el taller ubicado en Calle Emiliano Zapata #141, Barrio de la Concepción, municipio de San Mateo Atenco, Estado de México. Teléfonos (044) 722 1612754 y 7223113718.



viernes, 28 de junio de 2013

Trabajando en la Educación Ambiental como pilar para la conservación de las Ciénegas del Lerma

En un esfuerzo conjunto entre la Preparatoria Regional de Santiago Tianguistenco el grupo de biólogos que trabajamos en las Ciénegas del Lerma y con la asesoría de una experta en pedagogía, desarrollamos un programa educativo dirigido a despertar la conciencia y responsabilidad ambiental en los estudiantes de 5to semestre de preparatoria, que conlleve a la adopción de un compromiso personal y colectivo para la conservación de las Ciénegas del Lerma. El programa se vinculó al programa de la asignatura “Cultura y responsabilidad ambiental” y fue consecuente con el desarrollo de la competencia básica de autorregular el conocimiento con objeto de que los alumnos sean capaces de vincular, construir y aplicar información adquirida, sus habilidades y actitudes en la dirección adecuada (proactiva) hacia el mejoramiento de la calidad de vida y de su ambiente.

El programa consistió de 3 etapas denominadas Inmersión, Andamiaje y Consolidación, que fueron desarrolladas a través de una serie de actividades realizadas a lo largo de varias semanas en las que participaron 120 alumnos, teniendo su culminación durante la Semana Nacional de la Conservación 2010 convocada por el gobierno federal a través de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Como parte de las actividades en el auditorio de la Preparatoria Regional de Santiago Tianguistenco se dictó una ponencia titulada “Conservación de la biodiversidad, responsabilidad y cuidado de nuestra calidad de vida; El caso de las Ciénegas del Lerma” que corrió a cargo del Biól. David Colón y tuvo como finalidad introducir a los alumnos a conocer lo que son las Ciénegas del Lerma, su valor biológico, ecosistémico, cultural, social y económico, la problemática ambiental que acusan y la importancia de su conservación.

Para reforzar el conocimiento adquirido se realizó una visita de campo a la laguna del Ejido Capulhuac en el polígono II del Área de Protección de Flora y Fauna Ciénegas del Lerma, en la que los alumnos presenciaron los problemas ambientales que existen en la laguna, al mismo tiempo que un grupo de biólogos explicaban las consecuencias de tales problemas y les platicaban acerca de los trabajos de saneamiento y restauración que se están llevando a cabo en el área protegida por distintas instituciones gubernamentales.

Durante la visita se creó un espacio para la convivencia con ejidatarios quienes compartieron con los alumnos el dramático proceso de deterioro que ha sufrido la laguna en los últimos 40 años, los enormes esfuerzos grupales que han realizado para sanear el área y la necesidad de que los alumnos sean portavoces en sus familias, colonias, y municipios de lo que sucede en este importante ecosistema.

Con las ideas preconcebidas, los alumnos realizaron carteles formativos sobre algún tema que les haya interesado. Con miras a tener un impacto en la sociedad, se hizo una exposición pública de los carteles en la plaza cívica del municipio de Santiago Tianguistenco en la que los alumnos explicaron a los asistentes el contenido de los carteles. Esta actividad fue bien calificada por los asistentes y agradecieron el que existan organizaciones preocupadas y ocupadas en revertir los problemas ambientales involucrando a la sociedad en general.

Visita a la laguna del ejido Capulhuac, Polígono Dos del APFF Ciénegas del Lerma

Ejidatarios explicando a los alumnos la importancia y valor económico y cultural del sitio 









Cartel alusivo a la contaminación y presencia de especies exóticas

Cartel sobre los problemas ambientales que enfrentan las Ciénegas del Lerma

Evento público en la plaza cívica del municipio de Santiago Tianguistenco